miércoles, 15 de enero de 2014

Nakeima, fusión oriental en Moncloa

Nakeima es el  nuevo restaurante de inspiración oriental en el barrio de Moncloa. Un modesto local en el que, de momento, se pueden catar sus platos en la barra, pero en cuyos planes está ampliar el servicio en el espacio de la planta superior. Su variada carta se modifica con asiduidad, por su apuesta por la innovación, ayudado por la facilidad que aporta el que esté escrita con tiza en una de sus paredes de color pizarra.
Su carta plantea, en rasgos generales, el uso de alimentos autóctonos con ténicas foráneas, logrando mezclas que, si bien pueden parecer chocantes al oído y la vista, resultan de lo más satisfactorio al paladar.

 - Quiero ir a un nuevo restaurante, se llama Nakeima. Me han dicho que está especializado en dumplings (un tipo de empanadilla), ¿eso lleva gluten? 
- Si están hechos con harina de trigo sí.  
- Entonces tal vez no puedas comer muchas cosas…
- Bueno, ¡algo habrá!

Y tanto que hay opciones para una persona celíaca. Es más, los dumplings son solo una de las opciones que ofrece Nakeima, los cuales, como siempre me tengo que remitir a lo que dicen los demás: ‘están muy buenos'. (Yo os los dejo a vosotros).
Hay toda una variedad de platos escritos en su pared: desde niguiri de pez mantequilla con mantequilla noisette, o niguiri con una fina lámina de panceta coronada con tomate natural, o con jamón ibérico y un huevo de codorniz; a brochetas de pollo ensartadas en lemongrass, callos con curry y tapioca, tallarines de tofu servidos al caldo directamente desde un biberón o un arroz Ku Bak donde te servirán el arroz inflado por un lado y el caldo en el que se terminará de hacer el plato, por otro, para que te lo sirvas tú mismo; hasta bocadillos de pan chino (evidentemente solo probé el interior) con singulares y sorprendentes mezclas que no pueden más que probarse.


Pero en este maremágnum de ingredientes y combinaciones, si hay alguna duda o curiosidad en torno a la comida que os están sirviendo, los miembros del equipo de Nakeima (los mismos que terminan de emplatar frente al cliente y atender en la barra), podrán resolverlas sin problemas; si bien la presentación de cada plato intercalada de explicaciones y atenciones, suele satisfacer desde el primer momento. Y ni qué decir de las respuestas ante las dudas con lo que puede llevar o no gluten: con interés, profesionalidad y amabilidad.

Una experiencia gastronómica deliciosa que siempre se acompaña de un trato cercano y personalizado.
 
También hay que destacar el vino por copas, donde se puede elegir desde un godello a un riesling o un ribera, entre otros.

Una oportunidad para catar la cocina fusión-oriental en el barrio de Moncloa, con una relación calidad precio muy acertada.
Por todo ello, la visita es recomendada y casi obligada, aunque cada vez sea más difícil comer allí, a juzgar por las redes sociales, en las que se relatan las colas que se forman a las puertas del Nakeima para probar su cocina. Una señal de éxito, espero que prolongado.




Nakeima
Calle de Meléndez Valdés, 54
Madrid

3 comentarios:

  1. Se me acumula el trabajo, de probar estos sitios.

    Godello (D.O. Valdeorras), los hay sublimes, de entre los mejores blancos de España, como los de Rafael Palacios. Y ya hace tiempo que los envidian fuera:

    http://www.jancisrobinson.com/articles/a201305091.html

    ResponderEliminar
  2. El godello es una maravilla y ese que comentas más!
    :)

    ResponderEliminar
  3. Buenas! Soy un recién llegado al mundillo de la celia quia..(o mejor dicho me he enterado recientemente) . Y leyendo tu post me entra la duda :s probaste el interior del pan chino, es para el interior del pan chino no tiene gluten?

    ResponderEliminar