martes, 21 de enero de 2014

Cata de cerveza sin gluten, encuentra la diferencia

Una de las cosas que no se puede tomar cuando se tiene celiaquía es la cerveza. La cerveza, ya sea de cebada, de trigo o con mezclas, es el único alcohol que lleva gluten.
Pero las cosas han avanzado tanto que ya se pueden encontrar cervezas sin gluten en el mercado: ya sea gracias a los ingredientes o al proceso de producción que consigue un producto con unas cantidades por debajo de las 10 partes por millón de gluten.
Por eso, tras el choque ante el descubrimiento de no poder tomar dicha bebida, más choque incluso que el que suele causar el hecho de no poder comer pan 'normal', la pregunta siempre es:
“¿Y eso a qué sabe?¿Es igual que la normal?”
Evidentemente, yo sólo puedo contestar a la primera pregunta: "amarga, estoy acostumbrada a sustituirla por vino y no me agrada demasiado su sabor".Así que para satisfacer la curiosidad de los celíacos y ‘no celíacos’ ante la segunda pregunta, no podía sino organizar una pequeña cata a ciegas de cervezas sin gluten.

¿Sería la cerveza sin gluten igual que la normal o habría tanta diferencia como la hay entre ciertos panes, pastas o dulces?
Como voluntarios, un grupo de amigos acostumbrados a beber cerveza. Un dato importante, eso de que estén familiarizados con la cerveza, para valorar más los resultados de la cata.

En el mercado (por lo menos en España) podemos encontrar con facilidad dos marcas principales: Daura, de Estrella Damm, y Ambar Sin Gluten y Ambar Green (Sin Gluten y Sin Alcohol), de Cervezas Ambar. Son fáciles de encontrar tanto en grandes superficies así como restaurantes (en aquellos que optan por tener una oferta específica para celíacos).

El objetivo era probar a ciegas las cervezas sin gluten, comparándola con una normal de características similares para ver si podían distinguir unas de otras, si realmente había diferencias entre ellas y poder contestar a esa recurrente pregunta de ¿es igual la cerveza sin gluten que la normal?


En esta cata se optó por comparar la cerveza sin gluten Daura y su homóloga Estrella Damm, por un lado, y la cerveza sin gluten y sin alcohol Ambar, con la Amstel sin alcohol, por otro.

Con la primera, los participantes no notaron diferencia entre la Daura y la Estrella Damm normal. Entre una y otra incluso hubo tiempo para las bromas:
-¿Cómo las notáis?
-No sé, no diferencio. ¿Quieres probar tú? ¡Eh, eh! Jajaj… Si probaras ahora una de las dos, para ti sería como jugar a la ruleta rusa.
Sí, algo así, aunque el paladar no habría notado la diferencia a juzgar por los resultados: sólo una persona acertó cuál era la ‘normal’. “He dicho una al azar” decían algunos, “la sin gluten tenía más olor, pero no habría adivinado que era sin gluten” puntualizaba otro. Por tanto, mis felicitaciones para Estrella Damm.

Pero en la segunda no habría tantas risas. Cuando llegó el paso a las cervezas sin alcohol los comentarios fueron desde “no sé si decirte cuál es la de sin gluten o cuál está peor”,  a “Están las dos igual de malas”, hasta “esta está mala, pero la otra está peor”. Menos una persona, todos acertaron: aquella que era ‘la más mala’, 'la que estaba peor’ era la cerveza Ambar Green (sin gluten y sin alcohol).
Cuando probé la sin gluten y sin alcohol no hicieron falta palabras: “tu cara ha sido de foto, no nos digas ni cómo está”. 

Por tanto, en este caso sí que hubo diferencia, o más bien, identificación de la que estaba peor. También hay que decir que la cerveza sin alcohol no suele gustar demasiado,  por lo menos a los paladares a los que les gusta la cerveza; pero además, esta cerveza sin gluten en concreto dejaba bastante que desear. Sin embargo, se agradece el esfuerzo a la marca Ambar y seguramente será cuestión de tiempo mejorar el producto. Como en otras ocasiones, puede que no cumpla las expectativas, pero es una forma de tener un homólogo sin gluten. Tiempo al tiempo para que mejoren las características organolépticas.

De momento, nada recomendable tomar una cerveza sin alcohol y sin gluten. El regusto que dejaba tras probarla duraba tanto, que el vino que me tomé (entre las cañas de los demás) tras la cata me supo a gloria. 
Yo he llegado tarde a esto de la cerveza, prefiero seguir con mi copa de vino. Aunque que tras este experimento ya puedo contestar a la segunda pregunta: la cerveza sin gluten (por lo menos la de Estrella Damm) sabe a lo mismo a no ser que te dé por tomarla sin alcohol. Mis ‘conejillos de indias’ también podrán contestar a esas dos preguntas iniciales.


Pd: Gracias a los amigos voluntarios. Y mención especial al Redvelvet Cocktail Bar, lugar que acogió este experimento; curioso cuanto menos, pues en él no se sirven cervezas, pero sí selectos espirituosos y combinados, todos ellos libres de gluten, el cual ya he recomendado en entradas anteriores

11 comentarios:

  1. Eso son amigos, sí señor... :)

    Soy más de vinos que de cervezas, pero bueno, alguna cae también. Te faltó incluir la Ambar sin gluten, que en mi opinión está muy conseguida, es mi preferida. La Daura me parece muy flojita (en el sentido de suave), pero bueno, también hay cervezas estandard suaves, como la Cruzcampo o San Miguel, Damm. Las sin alcohol antes parecía que chuparas un trozo de madera, pero mejoraron, recuerdo que la Laiker me gustaba. La Ambar Green no la he probado, pues su hermana mayor me tiene fascinado.
    ¿Añoro? Una Voldamm doble malta. Caña de barril.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Decidí reducir la cata a una normal y una sin alcohol, por eso no incluí la Ambar sin gluten. Son amigos, pero no hay que abusar de ellos :).
      Como la celiaquía me pilló de pequeña, nunca he tenido que añorar ninguna cerveza, pero entiendo el sentimiento! Si ahora me quitaran mis vinitos lo pasaría mal... sería mucho más que añoranza!

      Eliminar
  2. yo tambien soy de vinos
    pero siempre he pensado si hiciese una cata lo notarian o no
    genial el post

    ResponderEliminar
  3. Hola pues a mi me encanta la AMBAR SIN ALCOHOL, soy más de vino ,pero en casa solo tomamos esta y en verano es una marvilla

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La volveré a probar en verano a ver si cambio de opinión ;)

      Eliminar
  4. Coincidencia plena con los resultados que tuvísteis. No somos capaces de diferenciar, ni siquiera con las exentas de alcohol.
    Yo también me quedo con el vino.
    Magnífica exposición del asunto, como siempre.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. La sin alcohol es horrible, la verdad, sí. Pero el resto están muy ricas. Antes de ser celiaco no me gustaba la cerveza!

    ResponderEliminar
  6. Seguro que tenían muy buena intención, pero la próxima vez que alguno de esos amigos se meta contigo, o te acuse de no saber algo, puedes aprovechar para abuchearles de mi parte hasta que te duela la boca. Si de verdad no son capaces de distinguir la Daura o la Ambar de una cerveza normal es que merecen una muerte atroz.

    Ambas son mas malas que pegarle a un padre. Son aun mas flojas que las canarias (la Dorada y la Tropical) que son las peores que yo probé jamás de todas las nacionales.

    A mi me diagnosticaron hace dos años, y me he pasado 18 meses penando en los insulsos brazos de esas dos marcas. Gracias a Dios que ha venido el Sr. Mahou al rescate. De todas las nacionales estándar sin gluten, es la única que podrías servir en una cata ciega y que la gente piense que es cerveza de verdad (y no, tampoco es igual que la original, pero está buena)

    La San Miguel también te puede hacer un apaño. Y ya. La Estrella de Galicia desmerece muchísimo de la original, que es una cerveza estupenda, y las otras dos no pienso volver ni a nombrarlas.

    Coincido plenamente en que la ambar sin gluten ni alcohol es un tormento que se ha escapado del purgatorio, eso si. A mi me la trajo especialmente un compañero del trabajo (sin saber lo que hacía, claro) ¡el día de su boda!

    Se había ido el hombre expresamente al supermercado a conseguir algo que pudiera beber yo en su boda, así que allí delante de él que me tuve que acabar una enterita, mientras le daba las gracias y reflexionaba sobre los horribles pecados que debí haber cometido en otra encarnación...

    ResponderEliminar
  7. Me he reído mucho con tu texto , pero sigo bebiendo la ámbar sin alcohol , que por cierto es la que más me gusta y con diferencia uhhhh

    ResponderEliminar