domingo, 26 de febrero de 2012

La 'gatita' sin gluten

 A finales de los 80, los únicos productos sin gluten con los que contaban los celíacos eran unas insípidas tortitas de maíz. Sí, algunos puede que piensen en las tortitas actuales de arroz, maíz, arroz con jengibre, arroz con chocolate blanco, maíz con chocolate... etc, etc, etc. Pero no, aquellas eran más bien insulsas y con una más que elevada cantidad de fibra, por lo menos al tacto.
Con el paso de los años, los productos sin gluten se han ido perfeccionando tanto que la oferta es variadísima: pan de todas las formas, clases y sabores; bollería de lo más industrial con deficiencias aún en el acabado -pero no por ello con menos mérito-; productos congelados como croquetas, lasañas, pizzas y hasta profiteroles; sopas de sobre; pastas de la más amplia gama sin quedar cual masa apelmazada dos minutos después de terminar de cocinarla, incluso de colores y con formas de animales; barquillos y galletas, aunque ninguna con un sabor que termine de convencer realmente; ¡cervezas!... para qué seguir.
Una gama que nada tiene que ver con las opciones de hace veinte años. Aunque el precio es algo que si bien no cambia, aun aumenta más, en proporción directa con la variedad. 
Tanto se ha especializado este sector, con tanta rapidez en los últimos años, que pareciera un relato de ciencia ficción el pensar, hace escasos cinco años que entre las opciones de los celíacos pudiera llegar a encontrarse... galletas de Hello Kitty: ¡con pegatinas de regalo!


Las delicias de los más pequeños e incluso de los más crecidos que tuvieron que conformarse en su niñez con esas tortas de arroz/maíz a las que no se les había incluido todavía ni chocolate (¡ah! También son sin lactosa).
Aunque más bien las delicias de quienes se lo puedan permitir, en alguna ocasión especial o como regalo de cumpleaños. Pues, como puede leerse en la letra pequeña del precio, el kilo de galletas 'kitty' sale a más de 20€/Kg... eso sí: te puedes dar el capricho de 16 galletitas (120 gr.) por el módico precio de 2,58 €. (Hay que decir que es de los precios más baratos que se pueden encontrar. Sí, hay supermercados donde se incrementa más)
Sea caro (que ya lo sabemos en este sector) o no, lo cierto es que siempre resulta chocante este tipo de novedades, pero no por ello menos alentadoras por lo que ello implica. Por mi parte, seguiré sin probar esta novedad: ni me gustó mucho esta gatita, ni quiero que me guste, no vaya a ser que mi economía se vea afectada por una súbita adicción a estas galletas. Además añadir que el campo de las galletas industriales no es un campo demasiado perfeccionado por la industria del 'sin gluten', a excepción de alguna marca, a la que le queda, aún así, un largo camino. 


miércoles, 22 de febrero de 2012

Los donuts de 'dieta' sin gluten


El efecto de los medios de comunicación en la dispersión y distorsión de ciertos mensajes sobre la celiaquía es fundamental, pues si bien no son los creadores únicos, sí que pueden gestionarlos, convirtiéndose en los principales distribuidores y creadores del imaginario colectivo. Tal es su fuerza, que la creencia de que la alimentación sin gluten es el equivalente a una dieta de adelgazamiento se ha colado en una serie de televisión, recientemente estrenada en España. 
La serie la han traducido como Terapia de choque, pero el nombre original es Necessary Roughness. No es necesario explicar el argumento en este espacio, sólo mencionar que la protagonista está divorciada y en una escena del segundo capítulo de la primera temporada, en una escena en la que está desayunando con dos amigas ella reacciona de la siguiente forma al dar un mordisco a un donut:
video

-       Mmm…¡Org! ¿Y este donut?
-     ¡Oh! Sin gluten, 190 calorías. Si vas a estar de nuevo en el mercado tendrás que cuidarte.
Sólo un dato, la harina de trigo contiene más o menos las mismas calorías que los preparados de harinas sin gluten que venden en el mercado en la actualidad. Debías ser que ese donut en particular no llevaba gluten, ni azúcar, ni grasa, de ahí el ‘¡org!’ al comérselo.
En un primer momento, como la había visto en la versión doblada al español, creía que habría sido un fallo de traducción, pero me entró la risa floja al descubrir que en la versión original decían aquello del "gluten-free".
Ahora parece que la alimentación sin gluten está de moda... hasta que se den cuenta de que no es efectiva para adelgazar. Puede que esta sea la explicación de que todas esas dietas express, de moda, de nueva creación, no funcionen...